El mundo se enfrenta a los inicios de la  5º revolución industrial, la tecnología está reinventando los negocios, y las compañías buscan estar en la cresta de la ola con estos cambios tan disruptivos poniendo como centro al cliente.  Pero, ¿qué hay del talento en las organizaciones? ¿es necesario retenerlo o cautivarlo?

Mucho se habla de retenerlo que significa: no dejar que se separe de… por otro lado apostar por cautivarlo tiene un mejor impacto a largo tiempo, pues se busca ejercer una influencia en la persona, para ello es necesario comenzar a mapear el talento y después desarrollar acciones que puedan lograr el objetivo de fidelizarlo.

Entonces, ¿qué acciones debemos generar para poder cautivar al talento?

1. Proceso de onboarding sólido:
El proceso de on-boarding debe cumplir la misión de familiarizar el talento con el núcleo del negocio, los valores de la compañía y las personas de su entorno, pero sobre todo ofrecerle una experiencia significativa orientada al cuidado y al propósito de la empresa.

2. Entrenamiento constante:
Es necesario que nuestras organizaciones tengan sólidas políticas de entrenamiento para los talentos, donde se puede combinar otras formas de capacitación, proyectos y desafíos.  Hoy en día se habla mucho del entrenamiento en el puesto de trabajo, donde se pone mayor peso a la experiencia, dotándolo de herramientas que puedan aplicar en el día a día.

3. Marca empleadora impecable:
Nuestra marca como organización debe tener una reputación intachable y en lo posible tener mucha exposición a la comunidad o desarrollar programas de responsabilidad social que impacten en nuestro entorno más cercano y donde puedan participar los colaboradores como agentes de cambio.

4. Salarios competitivos y beneficios:
La banda salarial y los perfiles de puestos deben ser competitivos con respecto al mercado. Sobre ello se deben construir las recompensas emocionales como la flexibilidad en los horarios, tele-trabajo, días libres, o beneficios orientados a la familia del colaborador.

5. Hábitos saludables:
En la empresa se debe procurar desarrollar programas que pongan énfasis en el fortalecimiento de la vida sana, con pausas activas, espacios donde se puedan integrar y donde la comunicación pueda fluir de manera adecuada.

6. Liderazgo inspirador:
Un liderazgo centrado en la coherencia entre lo que se dice y se hace, es trascendental para poder inspirar a los talentos, darles autonomía, escucharlos, mostrar mucha empatía es un factor diferenciador.

7. Coaching ejecutivo:
En muchas veces hemos necesitado un empuje extra, la figura de un coach puede ser conveniente para ello, donde el talento pueda ser impulsado a desafiarse y pensar fuera de la caja.

8. Líneas de carrera diseñadas: 
Es verdad que la mayoría de colaboradores están entre 2 a 3 años en una empresa, sin embargo es indispensable que se cree una ruta de crecimiento horizontal o vertical de forma paulatina de tal manera que la sensación de estancamiento no afecte en la rotación del talento de la compañía.

9. Mentoría al alcance:
La figura del mentor para el desarrollo del talento es clave, pues con ello se solidifica la pertenencia a la organización. Tener una relación con un mentor, con amplia experiencia en la empresa es crucial pues se comparte información valiosa para el desarrollo de la carrera profesional. 

10. Cultura de feedback:
La cultura del feedback busca que la retroalimentación sea una constante, un hábito en los líderes de la organización, con ello buscamos reforzar la buena comunicación, el reconocimiento y profundizar las relaciones como equipo.

Todas estas iniciativas buscan incrementar el compromiso del talento, aplicarlas de forma integral genera un impacto tremendo en la organización, sin embargo en mí opinión generar un modelo de liderazgo sólido acorde a la estrategia de la empresa pero centrado en las personas es la clave.

Un abrazo

César